26 de enero. Día Internacional de la Educación Ambiental
24 / 01 / 2019

26 de enero. Día Internacional de la Educación Ambiental

Este sábado se celebra el Día Internacional de la Educación Ambiental, una efeméride que viene celebrándose desde 1975 y en la que año tras año se hace hincapié en la necesidad de despertar en nuestros pequeños (y no tanto) una conciencia ambiental.

En Vita33 nos preocupamos por el Medio Ambiente y creemos que es vital en reencuentro con la naturaleza. Buscar un espacio común en el que los intereses de los ciudadanos y de nuestra sociedad tecnológica no sean incompatibles con la naturaleza, con la sostenibilidad y con el futuro de nuestro planeta.

Por eso hoy nos ponemos un poco profundos y os ofrecemos unos pequeños consejos para reducir vuestra huella en el planeta. ¡Cada gesto cuenta!

1. Consume más fruta y verdura y menos carne.

Los organismos internacionales están de acuerdo en que el elevado consumo de productos cárnicos en nuestra sociedad es excesivo. No sólo porque las carnes procesadas han sido declaradas como cancerígenas por la IARC (el organismo de investigación del cáncer de la OMS), sino porque la huella ecológica de la ganadería es inasumible para nuestro planeta.

Y es que la ganadería consume muchos recursos energéticos, tanto es así que para obtener un kilo de carne se necesitan 15.000 litros de agua, mientras que para un kilo de grano se precisan 1.500 litros.

Eso por no hablar de la contaminación que producen, ya que el 51% de los gases con efecto invernadero de todo el planeta son producidos por la ganadería y por las industrias relacionadas con ella.

Sólo con dejar de consumir carne una vez a la semana se reducirían en un 12% la huella de carbono por persona.

Y, además de todo eso, las dietas ‘plant based’ son mucho más sanas para nuestro organismo y para el planeta entero ¡es un win-win!

2. Evita el uso de productos desechables.

Cápsulas de café, vasos de plástico, pajitas, palillos de los oídos, botellines de agua… Los productos de un solo uso de plástico son uno de los grandes problemas medioambientales del momento. Cada año se producen más de 500 millones de toneladas de ellos. Y todos ellos siguen en el planeta.

La naturaleza no ha encontrado todavía la forma de procesar y deshacerse de los plásticos que se erosionan y se fraccionan hasta convertirse en piezas pequeñas, milimétricas, convirtiéndose en microplásticos que, por su diminuto tamaño, escapan a los filtros de las depuradoras y que se encuentran ya en la sal de mesa y en el pescado, formando parte de la cadena alimentaria.

Tanto es así que se calcula que en 2050 habrá más plásticos que peces en el mar.

Así que cuando vayas a hacer la compra, coge tus propias bolsas de tela, lleva una taza o vaso a tu trabajo para no tener que usar vasos desechables cada vez, compra pajitas de metal y opta por bastoncillos para los oídos de papel ¡le estarás haciendo un favor al planeta entero!

3. Cuando vayas a la montaña, lleva una bolsa y no dejes nada allí.

Si te encuentras papeles y plásticos tirados por otras personas ayuda a la naturaleza y deposítalos en la basura, que es el lugar que le corresponde.

Por desgracia no todo el mundo ha recibido una educación medioambiental adecuada y piensan que el monte es un vertedero…

4. Recicla.

Deposita el plástico, el vidrio y el cartón en los correspondientes contenedores ¡pero no los tickets que contienen Bisfenol A y contaminan toda la cadena de reciclado! El aceite usado puedes convertirlo en jabón o llevarlo al punto limpio de tu ciudad, junto con otros enseres como pilas usadas o aparatos electrónicos viejos.

Todo tiene su sitio.

5. Moda más consciente.

No compres ropa que no necesitas sólo porque esté barata, en su lugar compra solo las prendas que necesitas y de calidad (preferiblemente de tejidos sostenibles o ecológicos), recicla, reutiliza, ‘tunea’ las que se han quedado anticuadas o acude a tiendas de segunda mano para que tengan muchas más vidas.

6. Cierra el grifo, instala riego por goteo en las plantas.

El agua potable es un bien muy preciado y escaso en gran parte del planeta. No es extraño que en España se impongan restricciones en determinadas épocas de sequía. Y el cambio climático va a hacer que cada vez sea más común.

Por eso tener las tuberías en buen estado, sin grifos que goteen y hacer un uso responsable del agua (no dejar caer el agua mientras fregamos de forma constante o mientras nos enjabonamos en la ducha), se convierte en un gesto vital para disponer de agua de calidad.

Si amas las plantas tanto como nosotros, puedes optar por poner un kit de riego por goteo. Tus plantas estarán cuidadas con el agua necesaria y no desperdiciarás ni una sola gota.

7. Apaga los electrodomésticos.

Sabemos que es muy cómodo darle al mando de la tele y dejarla en stand by. Y así lo hacemos con todos los electrodomésticos. En esta calculadora de la OCU podrás ver lo que consumen tus electrodomésticos y el ahorro que supone al cabo del año el simple gesto de apagarlos.

Un ahorro para tu bolsillo, un ahorro para el Medio Ambiente.

8. Usa luces de bajo consumo.

Quizá sea algo obvio, pero sustituir las luces de gran consumo por otras Led o de bajo consumo es uno de los mayores ahorros para un hogar y una significativa huella menor para el planeta.

9. Planta un árbol.

Nada como celebrar la comunión con la naturaleza que plantar un árbol. Son muchos los Ayuntamientos que para celebrar el día del árbol (que es la semana que viene) ceden plantones autóctonos y zonas para reforestar para quienes quieran ayudar a la madre naturaleza a repoblar las zonas quemadas o deforestadas.

No es un mero gesto. Es algo profundo que dejará huella en tu persona. Plantar un árbol que estará cientos de años en pie es la mejor impronta que podemos dejar en el planeta.

10. Anda más y usa menos el coche.

Quizá sea una tontería y un consejo muy manido. Pero es cierto. Si puedes no cojas el coche, pero no sólo por lo que contamina, sino también por lo que nos aísla. Ve andando, pasea por la ciudad, contempla casas, redescubre calles, admira escaparates. Mira a la gente, saluda y sonríe. Quizá sea la primera sonrisa que les dedican por la mañana, tal vez sea la última sonrisa que ven ese día. Da siempre lo mejor de ti y piensa en la huella que dejas en quienes se cruzan por tu vida.

Con estos diez sencillos consejos lograrás una vida más sostenible, saludable y en sintonía con el Medio Ambiente. Y tú ¿Qué enseñanzas medioambientales pones en práctica?

 

Share it
Leave a Comment
1 comment(s)

26/02/2019

Muy interesante, gracias

Aviso de cookies
Vita33 requests your permission to obtain statistical data of browsing the web, pursuant to Royal Decree-Law 13/2012. If you continue browsing, we consider that you accept their use.View Cookie Policy.
I accept cookies policy